Más de 200 millones de personas viven con hambre en áfrica, pese a su alto crecimiento económico

El continente africano alcanzó un crecimiento económico del 5,1% durante 2012, del que sin embargo no se han beneficiado sus más de 200 millones de habitantes en situación de inseguridad alimentaria.
Así lo puso de manifiesto Manos Unidas, que con motivo del Día de África, quiere llamar la atención sobre las necesidades de esta sociedad.
Según la ONG, “el crecimiento económico de África no se refleja en su población”, de la que un tercio (más de 200 millones de personas) sufren carencias alimentaria. Además, casi el 50% de los africanos viven por debajo del umbral de la pobreza, y solo un 4% dispone de más de 10 dólares al día para vivir.
Otros retos que debe afrontar el continente pasan por garantizar el acceso al agua potable y a la atención sanitaria, con avances y retrocesos en ambos campos.
En cuanto a la educación, Manos Unidas señaló que los niveles de escolarización aumentan, aunque “la calidad no está asegurada”.
Por último, se refirió al déficit de democracia y de gobernanza en la inmensa mayoría de países africanos y a las desigualdades de género. Muchas mujeres que nacen en zonas rurales y afectadas por la guerra simplemente “se ven condenadas a vivir una vida indigna”, subrayó.

(SERVIMEDIA)

África Expoliada: El acaparamiento de tierras

Manos unidas y la Universidad Pontificia de Comillas organizan una mesa Redonda sobre el expolio de Äfrica debido al acaparamiento de tierras con el título “Acceso a la tierra y derecho a la alimentación” en el que intervendrán:

  • Lázaro Bustince, Director de la Fundación Sur.
  • Firmin Adjahossou, Asesor de Buen Gobierno, Justicia y Paz, SECAM.
  • Ana Segura, Responsable de Desarrollo Rural y Seguridad Alimentaria, AECID.
  • Raquel Carballo, Responsable de Proyectos de Centroamérica, Manos Unidas

Cofinanciado por Ministero de Asuntos exteriores y Cooperación – AECID

LUGAR : Sala de Conferencias. Universidad Pontificia de Comillas. C/Alberto Aguilera 23. Madrid.

FECHA: 22 Enero 2013 – 12:00 Horas

Entrada Libre

La crisis mundial ralentiza la lucha contra la malaria

El último Informe Mundial sobre el Paludismo publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, con motivo de la crisis global, la financiación mundial de la prevención y el control del paludismo no se ha incrementado entre 2010 y 2012. Además, asegura la publicación, los progresos en la distribución de algunos productos que salvan vidas, como las mosquiteras, se han ralentizado. Esto podría acabar revirtiendo los notables logros recientes de la lucha contra una de las enfermedades infecciosas que más muertes causa en todo el mundo.

Por ejemplo, el Informe señala que el número de mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración que se han distribuido en los países endémicos del África Subsahariana ha disminuido de un máximo de 145 millones en 2010 a una cifra estimada de 66 millones en 2012. Esto significa que muchos hogares no podrán reponer sus mosquiteros cuando sea necesario, con el consiguiente aumento del número de personas expuestas a esta enfermedad potencialmente mortal.

Puesde leer la noticia completa en la web en español de la Organización Mundial de la Salud, aquí

Las doctoras de Cubal

El pasado mes de octubre de 2011, un equipo del programa Pueblo de Dios viajó a Angola para conocer algunos de los proyectos que se llevan a cabo en este país africano con el apoyo de Manos Unidas. En el reportaje “Las doctoras de Cubal”, que se emite el domigo 3 de junio a las 11:30h., podrá verse el trabajo de las hermanas de la compañía de Santa Teresa de Jesús con los más desfavorecidos de Cubal.

En el centro de nutrición infantil del Hospital Nuestra Señora de la Paz, en Cubal

Cubal, en la provincia de Benguela, es una ciudad con 40.000 habitantes y en cuyo amplio término municipal, en el que se incluyen pueblos y aldeas, viven 200.000. En un extremo de la ciudad está la misión católica que comenzó a mediados de los sesenta con la llegada de los misioneros de Nuestra Señora de la Salette. Las hermanas de la Compañía de Santa Teresa llegaron a la misión de Cubal en 1973 y desde entonces no han abandonado este lugar. A lo largo de estos casi cuarenta años, las teresianas han permanecido fieles al servicio a la gente de esta región. Ni siquiera durante los más duros años de la guerra civil  que asoló Angola, las misioneras dejaron de trabajar.
El trabajo de las teresianas en Cubal abarca la educación, varios proyectos de desarrollo y el hospital “Nuestra Señora de la Paz”.  Desde su llegada,  las teresianas se hicieron cargo de un pequeño dispensario. Las misioneras tuvieron que hacer frente a todo tipo de situaciones gravísimas, incluidas epidemias de cólera y de sarampión. En los peores años de la guerra, este fue el único centro sanitario y las hermanas capearon el temporal lo mejor que pudieron. A mediados de los noventa, cambió la situación gracias a la ayuda española.
Las teresianas Milagros Moreno y Teresa López, ambas médicas, están disponibles a cualquier hora del día y de la noche,  llevan el peso de la organización y dirección del hospital y se desviven por mejorar la calidad del centro. Otras hermanas enfermeras también trabajan aquí. Llevar adelante un hospital como este, en mitad de un país como Angola, requiere grandes dosis de coraje. La falta de medios es una constante aunque las misioneras están abriendo nuevas vías como el programa DREAM de lucha contra el sida de la Comunidad de San Egidio y la colaboración a través de telemedicina con el Hospital Vall d’Hebrón, de Barcelona.

Lucha contra la tuberculosis

Desde hace varios años, el Hospital de las teresianas ha apostado fuertemente por atender las enfermedades infecciosas. El trabajo del laboratorio, donde se han realizado el año pasado casi 40.000 pruebas, es muy importante para luchar contra patologías como la tuberculosis o el sida. En 2011 el hospital diagnosticó 700 casos de tuberculosis. Un tercio de la población mundial está infectada de tuberculosis, pero la mayoría no desarrolla la enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2010 más de 8 millones de  casos nuevos de tuberculosis. Un millón de personas murieron por esta enfermedad. Además, la combinación de sida y tuberculosis hace crecer las siniestras estadísticas. Otro dato para la reflexión: en 2009, casi 10 millones de niños quedaron huérfanos por la muerte de los padres causada por la tuberculosis. Mientras, se sigue esperando una vacuna eficaz que consiga hacer frente a esta patología que tan bien conocen en el hospital de Cubal, donde el año pasado se diagnosticaron 700 casos.
La tuberculosis es un indicador de la pobreza y consecuencia de condiciones de vida deplorables: malnutrición, vivienda precaria, hacinamiento y falta de ventilación. Trabajo no les falta a las misioneras de Cubal que han conseguido hacer de su hospital un centro de referencia en la lucha contra la tuberculosis. Desde España, la ayuda llegó a través de la ong Manos Unidas que ha hecho posible la renovación de gran parte de la unidad de infecciosos.

Ricardo Olmedo / Pueblo de Dios

Manuel Patarroyo en el XI Foro de Manos Unidas

El Foro es una de las actividades de sensibilización de Manos Unidas que, en esta ocasión y con el lema la Salud para el desarrollo,pretende ayudar a la reflexión y al conocimiento de las causas y las consecuencias de la falta de salud y de su grave repercusión en el desarrollo de los pueblos.

Esta es, además, una actividad adscrita a la Facultad de Medicina y al Master de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Málaga. Además, habrá conferencias previas el 9 de mayo en Almería y el 10 de mayo en Granada, Córdoba y San Fernado (Cádiz).

Este encuentro, que responde a la necesidad de facilitar un espacio de reflexión para que nuestra sociedad conozca la situación socioeconómica y sanitaria del Sur y haga efectivo nuestro esfuerzo en la cooperación a su desarrollo, va a estudiar las enfermedades comprendidas en el sexto Objetivo de Desarrollo del Milenio: el VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis y las enfermedades olvidadas. Asimismo, va a analizar los deberes que se derivan del derecho a la salud y al desarrollo, deberes que afectan a la sociedad y a cada uno de nosotros.

Por ello, se abordarán las medidas que favorecen la protección efectiva de la salud en los países en desarrollo; profundizar en nuevas líneas de investigación para la obtención de medicamentos, así como la aplicación de las medidas preventivas más eficaces.

La participación en el Foro es reconocida porla Universidad con la concesión de créditos ECTS. El número de plazas es limitado. Puedes inscribirte aquí.

Servicios sociales básicos en África Subsahariana

pincha sobre la imágen para ver el vídeo

Marta Burgo, Coordinadora de la Campaña África cuestión de vida, cuestión debida, de la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario (REDES) en la que participa Manos Unidas y en la que que se enmarca esta edición del Concurso de Clipmetrajes, nos cuenta su punto de vista acerca de la sensibilización sobre la situación de los servicios sociales básicos en África Subsahariana.

Marta es miembro del Jurado de Madrid de este concurso y estará presente en la final madrileña el viernes 23 de marzo.

La gestión del agua es fundamental

Hoy, jueves 22 de marzo, se conmemora el Día Mundial del Agua. En esta ocasión, la jornada está dedicada a la relación entre el agua y la seguridad alimentaria.

A lo largo del año hemos asistido en directo a los estragos que la falta de agua, motivada por la sequía y el mal uso de los recursos, está causando en África. A la crisis alimentaria en algunos países del cuerno de África se ha sumado, ahora, una nueva alarma en el Sahel. Estas crisis, que claramente responden a unas políticas locales erróneas y a leyes de mercado injustas, tienen en la escasez de agua su principal detonante.

En el mundo hay una población de 7.000 millones de personas, que a mitad de siglo podría verse incrementada en otros 2.000 millones. En el año 2025, unos 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua, y dos tercios de la población mundial podrían estar viviendo bajo condiciones de carencia. Ese será, según muchos expertos, el motivo de los grandes conflictos del futuro. Y no solo en África, aunque en este continente se prevé que el 75% de su población podría correr riesgo de sufrir hambre.

La gestión del agua es fundamental para la estabilidad de la producción mundial de alimentos.

Una de las principales causas del hambre

Durante 2011 el la falta de agua, motivada por la sequía y el mal uso de los recursos, ha sumido al continente africano en una situación preocupante. A la crisis alimentaria en algunos países del cuerno de África se ha sumado, ahora, una nueva alarma en el Sahel. Manos Unidas considera que “estas crisis, que claramente responden a unas políticas locales erróneas y a leyes de mercado injustas, tienen en la escasez de agua su principal detonante”.

Según los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay una población de 7.000 millones de personas, que a mitad de siglo podría verse incrementada en otros 2.000 millones. En el año 2025, unos 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua, y dos tercios de la población mundial podrían estar viviendo bajo condiciones de carencia. “Ese será, según muchos expertos, el motivo de los grandes conflictos del futuro. Y no solo en África, aunque en este continente se prevé que el 75% de su población podría correr riesgo de sufrir hambre”, advierten desde la ONG.

En Malawi, por ejemplo, la inseguridad alimentaria y la desnutrición son dos de los mayores problemas a los que debe enfrentarse la población. Este hecho afecta principalmente a las zonas rurales, donde la agricultura y el pequeño comercio son las principales actividades para la subsistencia. En su caso, “esta inseguridad alimentaria se debe, principalmente, a las lluvias irregulares, la práctica del monocultivo y la terrible miseria del país”, explican. “Por ello, hemos decidido implantar sistemas de irrigación en la zona central del país, ya que, a pesar de que la tierra es fértil, la población carece de medios para explotarla convenientemente”.

“Todavía estamos en la fase previa, pensando en el proyecto”, continúan. Pretenden conseguir que el agua se canalice desde un río cercano hasta las huertas a través de unos canales de pvc que cubrirían más de 6.000 metros.”El proyecto permitirá realizar dos cosechas anuales y variar los tipos de cultivo”, explican. La población, además de aportar los terrenos, también pondría la mano de obra para realizar las zanjas y los trabajos no cualificados, así como la arena o las piedras. Los expertos de la ONG creen que, una vez en marcha, el proyecto podrán beneficiar unas 320 familias de manera directa y a alrededor de 2.000 personas indirectamente.