África no crecerá a menos que invirtamos más en las niñas

Nota del editor: Ellen Johnson Sirleaf es presidenta de Liberia y ganadora del Premio Nobel de la Paz.

(CNN) — ¿Qué factor tiene el poder de transformar la vida de los individuos, de las comunidades, los países y el mundo?

La respuesta a esta pregunta compleja es simple: la educación. Aunque se reconoce en general que no hay una sola solución para sacar de la pobreza a millones de personas en nuestro planeta, también se acepta en general que una de las claves para abordar los retos más urgentes del mundo es proveer educación de calidad a todos los niños, especialmente a las niñas.

A pesar de que en los últimos años ha aumentado la cantidad de niños que van a la escuela, todavía hay 126 millones de niños sin acceso a la educación primaria y secundaria en todo el mundo. Unos 65 millones son niñas.

El continente africano tiene la tasa más elevada de niñas que no van a la escuela: en el África subsahariana casi cuatro de cada cinco niñas pobres de las zonas rurales no terminan la primaria. Se estima que en todo el mundo hay 250 millones de niños de edad escolar que no saben leer, escribir o hacer operaciones aritméticas básicas y más de la mitad de ellos completaron cuatro años de escuela.

Es inaceptable que en 2014 —a menos de un año de que venza el plazo que la comunidad internacional acordara para lograr que todos los niños asistan a la escuela—se le niegue a 30 millones de niñas de África el derecho humano básico a la educación de calidad. El garantizar que cada niño vaya a la escuela, se quede en la escuela y aprenda algo de valor en el proceso requerirá de compromisos y actos firmes de parte de los gobiernos para invertir en la educación y priorizar la educación de sus niñas.

La economía de África ha crecido en más de un 5% anual a lo largo de la última década —una de las tasas de crecimiento económico más altas del mundo— y lleva a que muchas personas usen la frase “África en ascenso” para describir a sus países.

Sin embargo, el crecimiento económico de un país no siempre lleva al desarrollo o a la mejora de sus ciudadanos más pobres. Para crecer realmente como nación por medio de la construcción de una sociedad equitativa, sostenible y pacífica, los gobiernos deben garantizar que el gasto en educación sea prioridad y se haga correctamente.

Según unas investigaciones recientes, las ganancias económicas estimadas que arroja la educación primaria universal superan el incremento estimado en gasto público que se requiere para lograrlo. Un año adicional de estudios puede incrementar los ingresos de un individuo en un 10%. Las niñas que terminan la educación primaria tienen probabilidades de incrementar sus ingresos entre un 5 y un 15% a lo largo de su vida.

Cada año adicional de escuela puede incrementar el producto interno bruto promedio en un 0.37%. Si todas las mujeres tuvieran educación primaria, los matrimonios y la mortalidad infantiles disminuirían en una sexta parte y las muertes maternas disminuirían en dos terceras partes. El invertir en la educación de las niñas podría aumentar en un 25% la producción agrícola del África subsahariana.

Algunos países pierden más de 1,000 millones de dólares al año (unos 13,000 millones de pesos) al no educar a las niñas igual que a los niños. ¿Cómo pueden los futuros ciudadanos de un país participar en el crecimiento de su economía y beneficiarse sin educación? ¿Cómo puede crecer un país sin educación?

Sin embargo, no es suficiente el aumentar la cantidad de niños que reciben educación. Los niños y los jóvenes deben adquirir conocimientos, habilidades y competencias básicas como leer, escribir, pensar críticamente, resolver problemas y matemáticas: conocimientos necesarios para llevar una vida sana, segura y productiva.

En Liberia, en todo el continente africano y en todo el mundo se ha vuelto más evidente que el ir a la escuela no es lo mismo que aprender. Esto es de vital importancia ya que gran parte de los dividendos sociales y económicos que produce la educación proviene de los resultados del aprendizaje y no de la cantidad de años de estudio.

Para lograr esto se necesitan más recursos y gastarlos mejor para construir un sistema educativo sólido y capaz de mejorar tanto el acceso como el aprendizaje para todos. Sin embargo, se necesitan buenos datos para tomar decisiones informadas sobre esos recursos. La información sobre los maestros, sobre cuál es la mejor forma de apoyarlos para que hagan su trabajo y la información sobre la forma en la que los estudiantes aprenden es crucial para saber qué políticas y programas serán eficaces. Al usar nuestros recursos con mayor eficacia y concentrarlos en esos niños que actualmente están rezagados, podemos tener a algunos de los ciudadanos más educados del mundo: ciudadanos responsables de construir un futuro pacífico y próspero.

Al ritmo actual, la educación universal para las niñas más pobres del África subsahariana se logrará apenas en 2086. Al no invertir en la educación de las niñas, les damos a entender a nuestras mujeres que no nos importan ellas ni el futuro de sus hijos. Soy una de esas mujeres, por lo que no aceptaré esta situación y urgiré a todos nuestros líderes a invertir en el futuro de nuestros niños. El invertir en la educación de las niñas no solo es un imperativo moral, sino una inversión inteligente.

El 16 de junio, Día del Niño Africano, jóvenes de toda África se presentarán en la sede de la Unión Africana en Addis Abeba, Etiopía, para llamar a sus gobiernos a dedicar más recursos —la recomendación es el 20% de los presupuestos nacionales— a la educación y al desarrollo de sistemas de fiscalización sólidos y transparentes para vigilar la eficacia y el impacto.

El obtener mejor información sobre los resultados del aprendizaje y el gasto público es clave para lograr nuestras metas. Estos jóvenes quieren una realidad mejor y exigen que sus gobiernos cumplan con sus responsabilidades y compromisos para construir un futuro para sus niños, un futuro para su país.

Cuando casi 60 países en desarrollo se reúnan en Bruselas a finales de junio como parte de la Alianza Mundial para la Educación, se les pedirá que se comprometan a aumentar el gasto en educación. Si lo hacen, sabremos si han escuchado a estos jóvenes y entonces la frase “África en crecimiento” se podrá usar auténticamente.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ellen Johnson Sirleaf

El reto de ir a la escuela

En África subsahariana más de la mitad de los niños de primaria no va a la escuela.

En el Día del Niño Africano, informes de UNICEF y del Instituto de Estadísticas de UNESCO revelan que en África subsahariana más de 30 millones de niños en edad de asistir a la escuela primaria permanecen fuera de ella, con más de dos tercios de estos niños en África occidental y central.

Los informes de La Iniciativa Global por los Niños fuera de la Escuela revelan que las oportunidades de ir a la escuela se reducen significativamente si se trata de una niña, vive en una familia pobre, es de una zona rural o es jefe de familia.

“En África occidental y central, 1 de cada 5 niños en edad escolar nunca entrará a un aula” dijo Manuel Fontaine, Director Regional de UNICEF para África occidental y central. “Se necesitan más aulas y más profesores cualificados, pero esto solo no será suficiente para llevar a millones de los niños más marginados a la escuela.Las familias frecuentemente no pueden hacer frente a las tasas escolares o al coste de los materiales básicos.

“África occidental y central tiene el índice más alto del mundo en niños fuera de la escuela, un 28%, lo que significa que unos 19 millones de niños en edad de primaria en esta región están excluidos de la educación,” dijo Ann Therese Ndong-Jatta, Directora de la Oficina Regional de UNESCO  para el Sahel.

El segundo reto apuntado por  La Iniciativa Global por los Niños fuera de la Escuela esla pobre calidad de la educación ofrecida en muchas escuelas; un reto al que frecuentemente se refiere como ‘crisis de aprendizaje’.

Los informes subrayanla importancia de hacer frente a los pobres ingresos, al igual que los temas de localización y género. Hacen hincapié en que la cultura, el idioma, la seguridad y el medio ambiente son aspectos vitales para mejorar la educación. Los informes también destacan la necesidad de un mayor análisis y una planificación más informada según la evidencia con el fin de llegar a los niños excluidos.

“Así no está funcionando”, dijo Mohamed Djelid, Director de la Oficina Regional de UNESCO para África oriental. “Se requieren esfuerzos especiales para reducir los costes reales impuestos a las familias para enviar a sus hijos a la escuela. Los padres deben ser animados a mantener a sus hijos en la escuela, especialmente las niñas de comunidades marginadas y grupos vulnerables, y los niños con discapacidades que están demasiado a menudo en riesgo de estar fuera de la escuela o de abandonarla”.

UNICEF y UNESCO hacen un llamamiento a los gobiernos africanos y donantes a reorientar sus esfuerzos para proporcionar educación gratuita y de calidad. El objetivo final es garantizar que todos los niños, independientemente de sus antecedentes o circunstancias, estén en la escuela y aprendiendo.

http://www.unicef.es

La calidad de la enseñanza en Massingir, Mozambique, es un espejismo

21/05/2014 – En cualquier país del mundo la enseñanza desempeña un rol importantísimo en la formación académica, social, política, económica, estructural e intelectual. En Mozambique, la educación corresponde a uno de los pilares de desarrollo, cumpliendo así uno de los grandes objetivos de desarrollo de la humanidad.

Debido al hecho de que los niños del distrito de Massingir, en el norte de la Provincia de Gaza, tengan la educación como una de actividad tercera o incluso de cuarta categoría, crea la falta de apetencia por parte de estos por la escuela. En la mayoría de las veces los profesores son obligados a calificar con notas positivas a los alumnos para garantizaren que vuelvan al día siguiente a la clase. Esta situación hace que la calidad de la educación sea cada vez más baja, ya que el alumno está seguro que incluso sin los conocimientos necesarios pasará de curso.

El finalizado programa de merienda escolar contribuyó a la masificación y no a la mejoría de la calidad de enseñanza, porque la gran preocupación de los niños era ir a la escuela para comer y después regresar a casa.

La calidad de la enseñanza en general y en los distritos norteños de Gaza, particularmente de Massingir, tiene que ver con los porcentajes que el profesor debe de lograr al final del año o del semestre, impuestos por el sistema (más de 60%) para que se le permita renovar el contrato de trabajo que tiene con el Ministerio de Educación.

La enseñanza primaria es una herramienta indispensable para la mejoría de la calidad por el hecho de constituir el vivero de los principales agentes de cambio en el país. Hay una necesidad de apuesta en este nivel de enseñanza para que la calidad logre los niveles deseados.

Hay que entender que la enseñanza primaria es parte de un sistema complejo, ya que depende del buen funcionamiento del proceso de formación de profesores, alfabetización y educación de adultos, educación especial, de los programas espaciales, departamento de gestión de los libros escolares y temas didácticos y dirección de gestión y garantía de calidad.

La expansión de una enseñanza de calidad es uno de los objetivos prioritarios del Plan Estratégico de Educación y representa una herramienta catalizadora, pero eso depende de la calidad al nivel de la enseñanza primaria, para que se permita que los niveles subsiguientes sean una continuidad a las bases creadas por los profesores de primaria.

Estas teorías están a cada día que pasa cayendo en el olvido debido a varios factores, algunos de los cuales se refieren a promociones semiautomáticas y a la imposición de determinados porcentajes referentes al aprovechamiento pedagógico. Son los llamados porcentajes, que se obtienen trimestralmente y anualmente, en que los profesores son obligados a lograr o incluso superar la barrera de 60%. En caso que no lo lograsen, si fueran profesores en prácticas no podrían renovar sus contratos, y son la mayoría, y si fueran del cuadro permanente sufrirían una reprimenda por parte de sus superiores jerárquicos.

En el distrito de Massingir la calidad de la enseñanza es dramática. Más de 90% de los alumnos que frecuentan/terminaron el bachillerato no saben leer ni escribir la lengua portuguesa y como la mayoría de los profesores de la única educación secundaria existente en aquél distrito son contratados, la situación no está tomando la dirección correcta para el cambio.

Las deserciones inundan a los mapas de aprovechamiento pedagógico en las escuelas del distrito de Massingir. Para retener a los alumnos, los profesores están sujetos a hacer campaña puerta a puerta para pedir su regreso. El alumno va a la escuela cuando quiere y cuando el profesor le pone una nota positiva, incluso sin saber. La prioridad para estos niños es el pastoreo, la pesca, la agricultura y el matrimonio prematuro.

Éstas son algunas de las cosas que acontecen en la educación, pues son muchas las dificultades que el sector de educación enfrenta en este distrito en particular. El Ministerio de Educación debe trazar estrategias adecuadas para la masificación de la educación salvaguardando la calidad de la enseñanza.

Mozambique ocupa un lugar de liderazgo en términos de expansión de enseñanza de la región de la Comunidad para el Desarrollo en África Austral (SADC), pues ha logrado establecer en todas las provincias los niveles primarios, medio y superior, tanto privado como público, pero el gran problema es que esta expansión no está siendo acompañada por la mejoría de la calidad de la enseñanza.

Guassane Nguanaze Mugurry

Jornal Moçambique

Campaña para abrir las puertas de las escuelas para niños discapacitados en Sudáfrica

20 de mayo de 2014- La asesora de educación superior para la confederación de organizaciones no gubernamentales europeas, “Luz del Mundo”, mantiene que millones de niños con discapacidad tienen derecho a la educación en una escuela regular. Nafisa Baboo sabe de lo que está hablando. Ella tiene una discapacidad visual y logró destacar en su escuela.

En el marco de la Campaña Mundial por la Educación más de 100 activistas, abogados y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo se pronunciaron a favor de fortalecer el aprendizaje de todos los niños, incluyendo aquellos con discapacidad. Según Baboo, si lo que se desea es tener un sistema educativo donde todos los niños sean bienvenidos, independientemente de su sexo, raza o capacidad tenemos que crearlo.

Asimismo, destaca que deben crearse las condiciones adecuadas que permitan que todos los niños sean capaces de desarrollar tanto sus capacidades académicas como sociales al máximo. Esto sólo se puede lograr juntando en la misma clase a los niños con discapacidades con los que no las tienen.

Baboo cree que la única manera de incluir a un niño con una discapacidad en la sociedad es incluirlo en una escuela regular. Tanto Baboo como su hermano, que tiene problemas de aprendizaje, asistieron a la escuela regular de su barrio. No pensé realmente en mí misma como alguien con una discapacidad”, dice Baboo. Pero cuando empezó a empeñarse en asistir a la universidad, su padre le dijo: debes tener en cuenta que tienes una discapacidad.” A lo que respondió: no creo que tenga ninguna discapacidad para no poder asistir a la universidad.

Durante el trabajo con niños con discapacidad, Baboo pudo comprobar como muchos de luchan para convertirse en parte de sus comunidades. Aunque muchos han crecido avergonzados por tener que asistir a una escuela especial, mientras que sus hermanos y vecinos asistían a una escuela regular.

“Si queremos crear una sociedad donde todo el mundo se valore y sienta que es parte de ella tenemos que luchar para avanzar hacia la creación de un sistema educativo inclusivo”, dice Baboo. Los profesores tienen que mirar a cada niño individualmente, para saber cuáles son sus intereses y cuáles son sus fortalezas y debilidades.

Kim Lewis

VoiceofAmerica

 

Inauguración de la Exposición ‘Enseñar África’ en Casa África

Del 19 de mayo al 30 de junio de 2014 en la Sala Sahel de Casa África, se podrá visitar la exposición Enseñar África, que reúne material didáctico escolar del proyecto homónimo que puso en marcha conjuntamente la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Casa África y el Gobierno de Canarias en colegios del archipiélago para divulgar contenidos africanos en asignaturas curriculares.

Esta iniciativa pedagógica surgió ante la evidencia del escaso conocimiento sobre África por parte de los adolescentes españoles, tras la realización de estudios previos sobre las percepciones del alumnado de Secundaria acerca de África y sobre la presencia de África en los manuales escolares.

Bajo la dirección de los profesores de la ULPGC Ignacio Nadal (Didáctica de la Geografía) y Ezequiel Guerra (Geografía Humana), un equipo formado por profesorado de Educación Secundaria de Canarias y de Senegal y profesorado de la Universidad Cheick Anta Diop de Dakar (Dakar, Senegal), la Universidad Abdelmalek Essaadi (Tetuán, Marruecos), la Universidad Eduardo Mondlane (Maputo, Mozambique) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Canarias, España), ha diseñado una unidad didáctica que aborda ocho temas de gran interés para la comprensión de la realidad africana, y, a su vez, muy útiles como material complementario para el trabajo de las competencias, en el desarrollo del currículo de Secundaria.

Cerca de 45 centros de Enseñanza Secundaria de las Islas Canarias se han acogido al Proyecto Centro lanzado desde la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias para trabajar los contenidos de la Unidad Didáctica Enseñar África en los centros públicos de secundaria durante el curso escolar 2013/2014.

El trabajo realizado por los alumnos en el marco de este proyecto ha tenido como resultado la elaboración de una serie de materiales (murales, fotografías, dibujos, cómics, textos, materiales audiovisuales, etc) que son los que conforman esta exposición que ahora alberga Casa África y que podrá visitarse desde el 19 de mayo hasta el 30 de junio de 2014.

La presentación de los trabajos en el patio de Casa África el día 19 contará con la presencia de profesores y alumnos de varios de los institutos implicados, además de los representantes de las distintas instituciones que se han implicado para que Enseñar África sea una realidad.

Esta exposición forma parte de las actividades África Vive, una iniciativa de Casa África para celebrar el Día de África (25 de mayo) y que en este 2014 cuenta con la inestimable colaboración de Binter como partner oficial en las actividades de Las Palmas de Gran Canaria.

Puedes consultar la disponibilidad del libro ‘Enseñar África‘ en el catálogo de la Biblioteca Universitaria.

http://bibwp.ulpgc.es

Unos 100.000 menores podrían abandonar la escuela por el conflicto en Sudan del sur

La organización de derechos y protección de la infancia, Plan Internacional, ha alertado de que el prolongado conflicto en el sur de Sudán afecta a unos 100.000 menores, muchos de los cuales podrían abandonar de forma masiva las aulas.

Así, la directora General de Plan Internacional en España, Concha López, ha advertido de que muchos de estos menores afectados por el conflicto han sido separados de sus familiares y podrían dejar de ir a la escuela.

Según indican los últimos estudios en el sur de Sudán, la tasa de alfabetización es “pésima”, “la peor del mundo”, y se sitúa “muy por debajo” de Malí y Níger.

“Si la situación se mantiene inestable, miles de niños y niñas dejarían de ir a la escuela en el próximo curso, cuyo plazo de inscripción comienza el próximo mes”, insiste la responsable de la ONG en España, a la vez que lamenta que los menores también son un grupo “vulnerable” a la hora de sufrir abusos y su salud corre un grave riesgo.

UNA SITUACIÓN INSOPORTABLE

Mientras, el director regional de Plan Internacional para Africa Oriental y Meridional, Hazel Nyathi, afirma que todos los esfuerzos realizados al sur de Sudán hasta el momento podrían caer en el olvido.

“Nuestros equipos han estado en Awerial, situado a 140 kilómetros de Juba y donde se habían instalado cerca de 84.000 personas, procedentes de Bor, estado de Jongei, a causa de los fuertes bombardeos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes. La situación allí es insoportable. La mayoría de las familias está durmiendo a la intemperie y los niños y niñas van todos los días al río en busca de agua para poder lavarse y beber”, relata.

Al mismo tiempo, resalta que el agua ni es potable, ni está tratada, y la higiene y la sanidad se encuentran en un “punto crítico” dado que los habitantes carecen de infraestructuras higiénicas y tienen que defecar en cualquier parte.

“El apoyo psicológico a todos los niños y niñas, e incluso jóvenes, es fundamental en estos momentos. La mayoría de ellos están traumatizados a causa del conflicto y las circunstancias marginales en las que se encuentran. La comida también escasea”, apostilla Nyathi.

Con todo ello, insiste en que el acceso a la escuela es cada vez “más complicado” ya que cada día miles de niños se ven obligados a desplazarse huyendo del conflicto armado.

Por el momento, se han contabilizado ya mil fallecidos, civiles en su mayoría, y se estima que unas 200.000 personas se desplazarán. Plan internacional informa a su vez de que durante el fin de semana y, debido al estallido de nuevos enfrentamientos en la capital, Juba, algunas embajadas, equipos de ayuda y la organización de Naciones Unidas han evacuado al personal destinado en el país.

En este sentido, la ONG recuerda que, desde que consiguiesen la independencia en 2011, el gobierno del sur de Sudán ha estado reconstruyendo poco a poco su sistema educativo, destinando a esta materia una importante cantidad de su presupuesto nacional.

Además, señala que los diversos organismos de ayuda que operan en el país han recaudado fondos para incrementar los niveles de alfabetización en Sudán, país caracterizado por su riqueza en petróleo.

El director de Plan Internacional en Sudán, Gyan Adhikari, ha asegurado que en breve varios equipos de la organización se desplazarán al estado de Awerial para ofrecer ayuda y protección a la infancia y además gestionarán la potabilización del agua y la mejora de los servicios sanitarios así como se ofrecerá apoyo psicosocial a los niños y niñas afectados. “Nuestra sede en Awerial ha estado apoyando la atención de los niños y niñas marginados y desnutridos”, agrega.

Plan Internacional lleva trabajando desde el año 1977 en Sudán y sus proyectos benefician a cerca de 500.000 niños y niñas de todo el país.

(EuropaPress)

SPOT de la Semana de Acción Mundial por la Educación 2014

El lema de este año, “Sumemos capacidades. Por el derecho a una educación inclusiva”, parte de la convicción de que, en una sociedad plural, cada cual tiene unas características propias, diferentes e irrepetibles, por lo que defendemos una educación inclusiva, que promueva el acceso a una educación de calidad y que de la oportunidad a cada niño y niña en el mundo  de alcanzar un nivel aceptable de conocimientos basado en sus propias características, intereses y capacidades. Por eso creemos que los sistemas educativos deben ser diseñados de modo que tengan en cuenta toda esa gama de diferentes características y necesidades de aprendizaje. Porque creemos que una educación inclusiva beneficia a todas las personas, enriquece el ámbito educativo, enseña a todo el alumnado a apreciar la diversidad, combate la discriminación y promueve sociedades más justas.

Se estima que alrededor de un 15% de la población mundial (esto es, más de 1.000 millones de personas) tiene algún tipo de discapacidad, y hay una estrecha correlación entre este factor y vivir en condiciones de pobreza. La exclusión de la educación exacerba/intensifica los niveles de pobreza y limita las oportunidades en la vida.  La exclusión del aula del alumnado con necesidades educativas especiales marca el principio de una vida avocada a la exclusión social. Las personas con algún tipo de discapacidad se encuentran entre las capas más pobres de la población. La exclusión y la pobreza, además del impacto en la vida concreta de cada persona, tiene además un impacto negativo en las comunidades. Abordar la exclusión de estos colectivos de la educación supone reducir los niveles de pobreza y promover el desarrollo.

Sumemos capacidades, Por el derecho a una educación inclusiva

SAME 2014

Hoy, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Campaña Mundial por la Educación (CME) lanza la campaña “Sumemos capacidades. Por el derecho a una educación inclusiva”.

Esta campaña de carácter internacional, quiere reivindicar el derecho de los niños y niñas con necesidades educativas especiales a recibir una educación de calidad, sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, que satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje y enriquezca sus vidas tal como se recoge en el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En todo el mundo, 93 millones de niños y niñas tienen algún tipo de discapacidad y el 90% no asiste a la escuela y los que sí lo hacen, tienen menos posibilidades de finalizar sus estudios que el resto de sus compañeros/as. En demasiadas ocasiones, la población infantil con necesidades educativas especiales es la gran olvidada a la hora de reclamar el derecho a la educación. Esta desigualdad se acentúa en los países más empobrecidos.

Cuando falta poco más de un año para llegar al 2015, la fecha fijada por la comunidad internacional en la cumbre de Dakar para alcanzar los objetivos de una educación para todos y todas, la CME dedica este curso su mensaje central a sensibilizar a la sociedad y reivindicar ante los poderes públicos la necesidad de garantizar el derecho a una educación inclusiva a todas aquellas personas que tienen algún tipo de discapacidad.

Como cada año, la Campaña Mundial por la Educación ofrece materiales didácticos y materiales de difusión para trabajar el derecho a la educación inclusiva en centros escolares de toda España que están adaptados a cada nivel de enseñanza (infantil, primaria, secundaria, bachillerato, personas adultas y educación no formal). Además, cada año se lanza una propuesta de actividad de movilización que este año consiste en el Juego de la Oca “Avanza por la Educación para Todos y Todas”.

El trabajo de los centros escolares, de las actividades de movilización y de las reivindicaciones políticas que se lleven a cabo durante todo el curso, culminarán del 7 al 13 de abril de 2014, cuando se celebrará la Semana de Acción Mundial por la Educación, con actos reivindicativos en todas las comunidades autónomas.