Día de África

Este año, para celebrar el  día de África, que se celebra el 25 de Mayo, la Campaña “África cuestión de vida, cuestión debida” quiere tener un gesto con los que nos han acompañado, nos han guiado, aconsejado, abierto los ojos, pero sobre todo nos han conmovido con sus palabras: los africanos y africanas. 

Son ellos y ellas los que han conseguido llegar a la gente, con sus mensajes sencillos, desde la humildad de su experiencia personal, porque eso es lo que llega al corazón. Y por supuesto complementa el análisis, la investigación y la reflexión que buscamos en nuestro trabajo. 
 
Un trabajo que centra ahora sus esfuerzos en que los pueblos africanos logren beneficiarse de la explotación de sus recursos naturales; y que no caiga en una minoría alimentando un sistema injusto, insolidario e insostenible. Un sistema que permite que para algunos vivamos bien, otros vivan mal.
 
Hemos preparado este vídeo como símbolo para los que nos han acompañado y para los que sufren el impacto del expolio de los recursos naturales en sus países.
En este día, os invitamos a que les escuchéis, y a reflexionar sobre esta problemática:   
  • En África Subsahariana, unos 30 países son significativamente ricos en recursos naturales
  • Existe una oportunidad histórica para que en África Subsahariana se inicie una senda de progreso y bienestar.
  • Aquellos países que han crecido más rápido gracias a los hidrocarburos y minerales tienen ratios peores de reducción de pobreza que los que no detentan en un grado tan alto dichos recursos.
  • De los 900 millones de personas que viven en el continente, el 50% vive por debajo del umbral de la pobreza 
  • Solo los ingresos por petróleo de Nigeria en 2011 fueron un 60% más que todas las ayuda al desarrollo que recibió África Subsahariana ese mismo año. 
Anuncios

25 de mayo “Día de la Liberación de África”

El 25 de mayo es el Día de la Liberación de África y en este día, muchos países africanos celebran su, duramente conseguida, libertad de las potencias coloniales europeas.

Muchas comunidades africanas desempeñan un papel activo en la organización de los eventos para el Día de la Liberación de África.

Esta festividad la celebran muchas comunidades africanas en todo el mundo como por ejemplo: Ghana, Kenia, España, Tanzania, el Reino Unido, Estados Unidos, etc. Estos eventos incluyen: reuniones, debates, manifestaciones, discursos de líderes políticos y sociales, conferencias y todo tipo de entretenimientos culturales y lúdicos.

En los Estados Unidos el día se conmemora en forma de simposios, en los que se invita a la gente a asistir y participar en los asuntos políticos y sociales relevantes para la vida pública de las comunidades africanas de EE.UU.

El Día de la Libertad de África fue fundado durante la primera Conferencia de Estados Africanos Independientes, que atrajo a líderes y activistas políticos de varios países africanos a Ghana el 15 de abril de 1958. Los representantes gubernamentales de ocho estados africanos independientes asistieron a la conferencia, que fue la primera conferencia Pan-Africana del continente. El objetivo de la jornada fue instaurar la conmemoración anual del progreso del movimiento de liberación como símbolo de la determinación de los pueblos de África para liberarse de la dominación y explotación extranjera.

Entre 1958 y 1963 la lucha del continente por la liberación se recrudeció y durante este período, 17 países de África lograron su independencia y finalmente en 1960 se proclamó el Año de África. El 25 de mayo de 1963, 31 líderes africanos celebraron una reunión para fundar la Organización de la Unidad Africana (OUA) y rebautizaron “el Día de la libertad de África” como “el Día de la Liberación de África” pasando la fecha de celebración del 15 de abril al 25 de mayo. La fecha de la fundación de la OUA también se conoce como “el Día de África”.

El Día de la Liberación de África ha contribuido a elevar la conciencia política en las comunidades africanas de todo el mundo. También ha sido una fuente de información acerca de la lucha por la liberación y el desarrollo. Muchas organizaciones utilizan la silueta del mapa de África como el icono que simboliza este día. Los colores Pan-Africanos que se utilizan durante las celebraciones aparecen en dos versiones: verde, oro y rojo (utilizados en la bandera de Ghana) y rojo, negro y verde usados por la Asociación Universal, con sede en América, para la mejora de los negros y también por la Liga de las Comunidades Africanas (UNIA).

Timeanddate.com

Ironías de la vida

Ironías de la vida. El día de África va a ser eclipsado por las elecciones al Parlamento de una Europa que ha trasladado el Muro de Berlín a distintos puntos de sus fronteras: Mediterráneo Occidental, Mediterráneo Central, Mediterráneo Oriental, y otras fronteras orientales u occidentales.  Porque, dicen “el desafío de la inmigración” está ahí, llamando a la puerta, preguntando si vamos a ser o no coherentes con los valores de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.
El día de África, vamos por el 51 aniversario, conmemora la creación de la Unión Africana. Y esa Unión Africana, de profundas raíces autóctonas, se inspira también en la Unión Europea. Pero… ¿Qué África quieren sus pueblos…, qué Europa quieren sus ciudadanos y sus pueblos?
España no es ni Francia, ni Alemania ni Holanda, ni la Gran Bretaña. ¿Somos los españoles más integradores, más tendentes al mestizaje? Desde Andalucía, al menos, “crisol de culturas”, aunque un tanto autocomplacientes, y no menos “chulillos”, hemos apostado desde el 2000 por la integración y también por el diálogo intercultural -bastante distinto de lo meramente multicultural-. En otros países se habla de más o menos Europa, de más o menos austeridad, de más o menos mercado, … y del euroescepticismo, y de “menos inmigrantes” -a pesar del claro envejecimiento de la población-. Hay un cierto populismo xenófobo que admira el mercantilismo financiero suizo -que, sin embargo, da acogida a grandes fortunas de países sureños-.
¿Qué pasa en España? Que ahora todo parece centrarse en bipartidismo/multipartidismo. Dice Fernando Vallespín que el PP y el PSOE se desgañitan por no ser confundidos entre sí – como si uno fuera más patriarcal, digo yo,  y el otro más matriarcal, aunque no siempre-. En ese contexto, UPyD e IU aparecen como una especie de bipartidismo en la sombra, autoafirmándose a costa del adversario. ¿Y quien representa la calle? … Pues la abstención, el “pasar olímpicamente”, el voto en blanco, los “micro-nacionalistas” y, tal vez, grupos políticos como Equo, Podemos, Ciutadans…, que aspiran a uno ó dos parlamentarios.
Algunas voces, que todavía sobreviven, de la vieja Doctrina Social de la Iglesia, invitan a que se vaya a votar. De los 751 diputados del Parlamento Europeo a España le corresponden 54. Se pide que se vote con reflexión, con responsabilidad, sopesando: el tema de la crisis, la política de la austeridad, el hecho del desempleo y el desempleo juvenil, la política migratoria, la cooperación al desarrollo del denominado Tercer Mundo, y la política Medio Ambiental. No están nada mal esos indicadores.
Pero el problema al que nos enfrentamos es la falta de credibilidad. Ejemplo: el PP, en sus soluciones, en el marco de los instrumentos de vecindad dice: “reforzaremos el diálogo político vinculado a mejoras democráticas y defensa de los derechos humanos, en particular los derechos de las mujeres. Desarrollaremos una interlocución eficaz que facilite la inclusión política y social de los países del Mediterráneo. Fomentaremos el desarrollo de la Unión por el Mediterráneo”. ¿Quién puede creerse este discurso a la vista de los hechos, en Ceuta y Melilla?
¿Qué decir de la Europa Social en temas de Educación, Juventud, Empleo, Vivienda, Sistema Sanitario Universal y Seguridad Social?
Situar a Europa en el Mundo no va a ser nada fácil. Pero, para ello, Europa necesita de África. Y, con el tiempo, necesitará volver a la “Perestroika” de Gorbachow y a su ideal de la Europa de Los Urales hasta el Atlántico. El compromiso efectivo por la Paz, la Cooperación y la Solidaridad, amén de la Justicia Universal, el Medio Ambiente  y el futuro de la Juventud, de la Educación y de la Salud Pública son aspectos clave para la ciudadanía en el discernimiento reflexivo a la hora de emitir el voto por una Unión Europea más democrática y más política, que mire por el Bien Común de la Humanidad.
José Mora Galiana

¿Por qué si África es rica la mitad de su población es pobre?

25 de mayo.- Diversas organizaciones católicas alertan del continuo escenario de hambrunas, guerras y catástrofes en el continente africano y muestran su destacada presencia en cada uno de los países en conflicto.

Caritas tiene una especial vinculación con este continente lleno de esperanza y apuesta por “seguir avanzando en el trabajo de cooperación fraterna con su Iglesia y sus Caritas Nacionales”.

“El continente africano, donde se encuentran algunos de los países más pobres del mundo, es hoy en día escenario recurrente de hambrunas, guerras y catástrofes”, explican desde esta ONG de la Iglesia, poniendo como ejemplo las realidades problemáticas del Magreb (Mauritania, Marruecos y Túnez) , las hambrunas de la zona del Sahel (Senegal, Mali, Burkina Faso, Níger y Chad) y el cuerno de África (Etiopía, Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Somalia, Kenia y Yibuti), las guerras del centro del continente (Congo-Brazzaville, R.D. Congo, República Centroafricana, Uganda, Ruanda y Burundi) y el África austral (Mozambique y Angola).

Caritas centra su trabajo tanto en “la atención de urgencia a los damnificados como en el proceso de apoyo a los procesos de rehabilitación y prevención de nuevos desastres” y afirma que en estos momentos de crisis, es necesario “poner a las personas en el centro de todas las acciones de cooperación fraterna con la Iglesia y las Caritas del continente”.

El crecimiento económico no se refleja en las personas

Manos Unidas ha invertido más de 12,5 millones de euros en el último año y en este día denuncia “las necesidades de las personas que viven en este  continente”.

“Aunque los análisis macroeconómicos aseguran que en el último año África creció al 5,1%,  esto no se refleja en su sociedad”, afirma la ONG católica.

Entre los datos que muestran, se explica que el 50% de los africanos vive bajo el umbral de la pobreza y más de 200 millones de africanos, una tercera parte de la población sufren inseguridad alimentaria.

“En sanidad los progresos y disparidades se complementan; en educación aumenta la escolarización pero no se asegura la calidad; el acceso al agua sigue siendo imposible para muchos y las  desigualdades de género, siguen siendo enormes porque el hecho de ser mujer, nacer en una familia pobre, rural y en zona en conflicto supone vivir una vida indigna para la mujer africana”, según Manos Unidas.

Respecto a la situación política, Manos Unidas muestra que los gobiernos democráticos “están todavía muy lejos de lograrse y en los 14 comicios importantes vividos el último año ha habido denuncias de corrupción y varios conflictos violentos ligados a procesos electorales (Costa de Marfil), ruptura de acuerdos (Sudán y Sur Sudán) o violencia sectaria y étnica (Nigeria o Somalia)”.

Otros de los conflictos que preocupan a Manos Unidas son los vinculados al control de los recursos naturales (RDC, Etiopia, Nigeria, Guinea); el crimen organizado y el fundamentalismo religioso (Argelia, Somalia, Kenya, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria).

Víctimas de la guerra

Desde Misiones Salesianas, se trabaja por la reconciliación y la paz a través de la educación y destacan, en este día, que “África es un continente víctima de las guerras, los enfrentamientos y el hambre”.

Pablo Souto, responsable del Área de Comunicación de Misiones Salesianas explica cómo los misioneros trabajan en situaciones de inseguridad: “Muchos se han ido, pero nosotros nos quedamos al lado de la población, acompañándola y ayudando en lo que podemos a pesar de las dificultades”.

El trabajo que realizan en estos momentos esta centrado en la “reconciliación de los pueblos a través de la educación y el trabajo con niños y jóvenes, las víctimas más vulnerables de la violencia y la pobreza” y destacan que “debemos alejarnos de los intereses nacionales y económicos, para que los pueblos de África puedan avanzar”.

“África es un continente con grandes riquezas naturales, pero la población no se beneficia de ellas. Esto es lo que debemos cambiar”, explica Souto.

http://www.aleteia.org

Comprometida con el futuro de África

En 1963, en pleno proceso de descolonización, los líderes africanos reunidos en Addis Abeba acordaron la fundación de la Organización de la Unidad Africana. Esta organización internacional, que se transformaría décadas después en la Unión Africana (UA), buscó desde su creación fomentar la paz, la estabilidad, y el desarrollo de los pueblos del continente.

El 25 de mayo de 2013, Día de África, la UA, el conjunto de Estados africanos, y la comunidad internacional en su conjunto, pueden estar satisfechos del progreso alcanzado, aunque queda camino por recorrer. África, a pesar de las numerosas dificultades que ha vivido, y los problemas de distinto cariz a los que aún se enfrenta, es un continente en plena modernización, con tasas de crecimiento económico que superan a las del resto del mundo, con una clase media en expansión a la que cada vez más gente anteriormente en estado de pobreza se incorpora, y, por supuesto, con una vitalidad social y cultural impactante.

Una plasmación de este progreso se observa en el plano político: muchos países exhiben regímenes democráticos y estables, y se ha avanzado en el respeto a los derechos humanos. Aunque existan problemas, como la crisis en el Sahel y especialmente en Malí desde marzo de 2012, o la presencia del terrorismo internacional, hay una mayor coordinación continental para encontrar soluciones.

La Unión Africana se ha convertido en un foro de diálogo y su Comisión en un importante órgano ejecutivo en la prevención y resolución de conflictos. Como ejemplos cabe citar la gran mejoría experimentada por Somalia, la mediación en la zona de los Grandes Lagos, la estabilización de Costa de Marfil, o la ya citada crisis del Sahel. A los esfuerzos de la UA se unen los de las múltiples organizaciones regionales, como la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC por sus siglas en inglés), o la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC). Estas organizaciones regionales son pilares básicos para el desarrollo de África, pues favorecen los esfuerzos de cooperación y concertación en espacios de problemas y retos compartidos. Y, por supuesto, África puede contar también con el compromiso de la comunidad internacional, y la Unión Europea en particular, que dentro del principio de liderazgo y apropiación africanos, viene ofreciendo su apoyo al continente. Este compromiso europeo y español se plasma en el apoyo a la paz y seguridad en África, pues ésta, además de un valor en sí mismo, es fundamental para la paz y seguridad europeas.

Además de este panorama político positivo, el ámbito económico ha experimentado una evolución muy destacable. La mayoría de los países africanos crecen a tasas elevadas, atraen la inversión extranjera, construyen infraestructuras, e impulsan sus sectores industriales, turísticos, tecnológicos, etc. Esto redunda en un crecimiento en número de personas y renta de la clase media, lo cual supone que cada vez más gente sale de la pobreza y se integra en la economía globalizada. Supone, además, que los Estados africanos pueden seguir desarrollando sus servicios sociales básicos, como la educación, la salud, o el acceso al agua y saneamiento. Así, el Índice de Desarrollo Humano calculado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo muestra grandes avances si se toma el continente en su conjunto. El crecimiento económico es el más prometedor signo de desarrollo y progreso, aunque es importante que se valoren los aspectos sociales y medioambientales del crecimiento.

El compromiso de España con África es visible en todos los ámbitos: político, económico, social, cultural…La cercanía geográfica e histórica de España con el continente hacen que las relaciones sean intensas y multidimensionales, abarcando un amplio espectro de intereses. Así, por ejemplo, España ha recibido a numerosos inmigrantes procedentes de África Subsahariana, que hacen gala de un elevado nivel de integración en la sociedad española. Las relaciones bilaterales del Gobierno de España con los gobiernos de los distintos Estados al sur del estrecho son excelentes, y se basan en el respeto, el avance de los intereses compartidos y la gestión común de las controversias que puedan surgir. Igualmente, cada vez más empresas españolas exploran las oportunidades que el continente ofrece para el beneficio mutuo, pudiendo ser la experiencia y tecnología de las empresas españolas un importante vector de crecimiento y modernización.

Por otro lado, no menor es el compromiso de la sociedad española con África: numerosas asociaciones y organizaciones no gubernamentales están comprometidas con el desarrollo del continente. La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo lleva a cabo una labor destacada en este ámbito, no sólo enmarcando el trabajo de las ONGs españolas, sino también con amplios programas de apoyo a instituciones públicas, estatales e internacionales (como la CEDEAO), que buscan mejorar a gran escala los índices de desarrollo en sectores como la salud, la educación, la gobernabilidad democrática, la igualdad de género, o el acceso al agua y el saneamiento.

España cuenta en las Islas Canarias con la Casa África, institución privilegiada de diplomacia pública que fomenta las relaciones a todos los niveles con nuestros socios africanos. Desde la Casa, se organizan encuentros, actos, foros, que, poniendo en contacto las sociedades civiles africana y española, contribuyen enormemente a aproximar dos realidades que ya comparten muchos elementos.

En definitiva, África es un continente en plena expansión. Una región de enormes posibilidades, cuyos pueblos están decididos a aprovecharlas. Y un punto de encuentro en el que España, país amigo del continente africano, está presente, y lo seguirá estando en los años a venir.

http://www.exteriores.gob.es

Priorizar necesidades del desarrollo de África

Naciones Unidas, 25 may (PL) El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, convocó hoy a priorizar las necesidades y aspiraciones del continente africano dentro de la agenda de desarrollo posterior a 2015. En un mensaje con motivo del Día de África (25 de mayo), el titular de la ONU destacó los avances de esa región desde la fundación de la antigua Organización de la Unidad Africana (1963), antecesora de la actual Unión Africana (UA).

No obstante, alertó ante los desafíos actuales que enfrenta esa parte del mundo, en especial debido a conflictos, la degradación del medio ambiente y la debilidad de la infraestructura e instituciones de los países que la integran.

En ese sentido, subrayó el dinamismo de la UA en los esfuerzos para prevenir, manejar y resolver las crisis a través de su “Arquitectura de Paz y Seguridad”.

Por otro lado, Ban Ki-moon instó a acelerar los trabajos hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) acordados en 2000 para ser cumplidos en 2015 y a colocar las necesidades y aspiraciones de África en el centro de la llamada Agenda Post-2015.

Los ODM son ocho metas dirigidas a erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal y promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.

Y a disminuir la mortalidad infantil en dos tercios entre 1990 y 2015, mejorar la salud materna y combatir el VIH-sida, el paludismo y otras enfermedades, avanzar en la defensa del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

El máximo responsable de la ONU también reiteró su voluntad de continuar su respaldo a la UA y los pueblos africanos en la construcción de “un continente de oportunidades y esperanza para todos”.

África celebra 50 años de esfuerzos en pro de la unidad

ADÏS ABEBA — Los dirigentes africanos celebraron este sábado en Adís Abeba cincuenta años de esfuerzos en pro de la unidad, con la esperanza de un ansiado despegue económico, pero también con la amenaza islamista sobre una parte del continente como telón de fondo.

El primer ministro etíope Hailemariam Desalegn, huésped de la cumbre, fijó como objetivo a los jefes de Estado congregados en la capital de Etiopía “construir un continente liberado de la pobreza y los conflictos”, ante numerosas personalidades procedentes de todo el mundo.

“Cuando hablamos de soluciones africanas para los problemas africanos, lo hacemos porque sabemos que sólo lograremos acallar para siempre las armas si actuamos con solidaridad y unidad”, dijo por su parte la presidenta de la Comisión de la UA, la sudafricana Nkosazana Dlamini-Zuma, exministra de Relaciones exteriores y exesposa del presidente Jacob Zuma.

En su tercera visita a África en tres meses, la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, decidió anular 900 millones de dólares de deuda de 12 países africanos.

“Tener relaciones especiales con África es estratégico para la política exterior brasileña”, dijo a la prensa Thomas Traumann, portavoz de la presidenta Dilma Rousseff.

Entre los 12 países cuya deuda se anuló, la República del Congo era la que mayor deuda tenía, con 353 millones, y la segunda era Tanzania, con 237 millones.

Trauman dijo que la iniciativa formaba parte de los esfuerzos de Brasil para impulsar los lazos económicos con África, donde se encuentran algunas de las economías con mayor crecimiento.

Además de Rousseff, participaron en la ceremonia de apertura del encuentro el secretario de Estado estadounidense John Kerry, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el vice primer ministro chino Wang Yang.

El presidente francés, François Hollande, único jefe de Estado europeo presente, invitó a los líderes africanos a París “a fines de año” para participar a una reunión sobre la paz y la seguridad y, por lo tanto, de alguna manera también, a la lucha contra el terrorismo”, declaró ante la prensa.

Por su parte, en declaraciones realizadas a la prensa fuera del lugar de la ceremonia, Kerry urgió al presidente sudanés Omar al Bashir a terminar con la represión en Kordofán del Sur, una región sudanesa devastada por violentos combates desde hace casi dos años, y en Nilo Azul.

“Desgraciadamente, el presidente Bashir está tratando de acosarlos con medios autoritarios y a través de la violencia”, afirmó Kerry, quien también pidió a las autoridades de Nigeria que tomen las precauciones necesarias para que se respeten los derechos humanos de los civiles durante la represión contra el grupo armado islamista Boko Haram.

El encuentro tenía lugar en la sede de la organización continental inaugurada el año pasado, la cual fue construida y financiada en su totalidad por Pekín.

China construyó en menos de dos años y medio el nuevo complejo, por un costo de 200 millones de dólares (154 millones de euros), que cuenta con una sala de conferencias para 2.500 personas, un anfiteatro exterior de 1.000 plazas, un centro comercial, un helipuerto y oficinas que pueden recibir hasta 700 funcionarios.

China, que desde 2009 es el principal socio comercial de África, fue el único país al que los dirigentes africanos expresaron el sábado su agradecimiento.

Así, Desalegn manifestó su “profundo agradecimiento a China por invertir miles de millones (…) para ayudar nuestros esfuerzos de infraestructura”.

Tras las celebraciones, a las que se invitó a unas 10.000 personas, la UA reunirá una cumbre de dos días.

El 25 de mayo de 1963, 32 jefes de Estado africanos crearon la Organización de la Unión Africana (OUA) con la idea del panafricanismo. La OUA, hizo de la no injerencia un principio fundador, lo cual cambió con la UA, que le sucedió en 2002, dotándose de nuevas instituciones (Comisión, Consejo de Paz y Seguridad, Parlamento panafricano…) y consagrando en especial el derecho de injerencia.

Las profundas rivalidades en la UA salieron a flote con motivo de la elección en la presidencia de su Comisión, en enero, y luego en julio de 2012, finalmente ganada por Dlamini-Zuma.

Aude GENET (AFP)

Cumpleaños felíz, pero no para todos

Addis Abeba, 25 may (PL) Estimulantes progresos económicos en algunos países, paz consolidad en casi el 90 por ciento del continente, persistencia de extrema pobreza y hambruna, e insuficientes avances en materia de género, caracterizan hoy el Día de África. La celebración oficial del aniversario 50 de la fundación de la Organización de la Unidad Africana (OUA), a realizarse este sábado en la capital de Etiopía con unos 75 jefes de Estado y de Gobierno, podría tener un efecto engañoso, si se olvidan los retos que tiene ante sí esta zona.

Personalidades y autoridades gubernamentales consultadas por Prensa Latina durante los preparativos de la 21 cumbre de la Unión Africana (UA), heredera de la OUA desde 2002, coincidieron en que hay razones para festejar el inicio de su más ambiciosa iniciativa integradora.

Todos los dignatarios africanos reconocen como principales avances desde 1963 a la fecha la consolidación de la independencia política y el fin del colonialismo en el continente, excepto en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos, precisamente el único estado del área no miembro de la UA. “En el pasado medio siglo, muchos países de África estaban todavía bajo el yugo del colonialismo y el apartheid, y hoy es gratificante destacar que el continente ha sido liberado de todas las formas de dominación”, destacó la embajadora etíope ante la UA, Konjit Sinegiorgis.

Así, la organización regional valoró de estimulantes el crecimiento económico, la inversión pública, la infraestructura y la integración, además del mejoramiento de la gobernabilidad y la democracia, la paz, la estabilidad y algunos indicadores de desarrollo humano.

De igual modo, la promoción de un desarrollo económico inclusivo, la industrialización y el impulso al comercio intrarregional equitativo, son algunas de las preocupaciones más apremiantes.

Datos oficiales indican que, luego de varias décadas de estancamiento y retroceso, políticas económicas aplicadas por algunos gobiernos hicieron que en 2013 las naciones africanas constituyan la mayoría de las 10 economías de más rápido crecimiento en el orbe.

Solo de 2001 a 2010 el ascenso del PIB africano competía con el de Asia en 4,4 por ciento anual, y el crecimiento de África registra un promedio de cinco por ciento anual por más de una década, mucho mayor que el de otros períodos desde comienzos de los años 70 del pasado siglo.

No obstante, los propios líderes africanos alertaron que, pese a los progresos, el continente registra los más bajos indicadores de desarrollo humano del mundo, por lo que no se puede perder la brújula en una travesía todavía difícil que tiene su nueva meta en 2063.

En ese sentido, la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini Zuma, subrayó que la región avanza en la dirección correcta, honrando el lema de la gran celebración “Panafricanismo y Renacimiento Africano”, pero sigue a la saga en cuanto a derechos y oportunidades políticas para las mujeres. La conocida ya como Agenda África 2063, que fija metas de cara al próximo medio siglo, dedica especial atención a dar más poder a las mujeres a fin de que avance el tema de género y la concesión de espacios a las féminas que, según datos oficiales, constituyen la mitad de la población africana.

Todas las naciones se comprometieron a velar por la igualdad y la paridad de género, sin embargo, hasta ahora únicamente 10 de los 54 estados miembros han alcanzado o están próximos a alcanzar la meta del 30 por ciento de las mujeres en sus parlamentos y gobiernos.

Este 25 de mayo, Día de África, unos 10 mil delegados e invitados, junto a los cerca de 75 dignatarios, apreciarán no solo el inmenso acervo cultural africano, sino los rostros diversos de un continente llamado a replantearse la naturaleza de sus relaciones con otros bloques regionales en el mundo.

Una sugerencia muy oportuna hizo en este sentido el subsecretario general de la ONU y secretario ejecutivo de la Comisión Económica para África, Carlos Lopes, al abogar por asociaciones beneficiosas, mejor negociación de contratos, selectividad y más habilidad para atraer capitales al área.

Lopes instó a los africanos a sacar lecciones de su historia y de la de cualquier lugar del mundo para construir su propia agenda transformadora de África, sustentada en políticas industriales, provisión de infraestructura, manejo apropiado de recursos naturales, investigación, desarrollo y otros.

Haciendo honor al panafricanismo y al legado de los padres fundadores de la OUA, el funcionario de nacionalidad mozambicana aseguró que “las tendencias (para mejorar África) están a nuestro favor, pero tenemos que hacer nuestra parte”, por supuesto, más allá del fastuoso jubileo de oro.