Ébola, miedo y muerte en tres países de África Occidental

“La gente ha entrado en estado de pánico. Estamos saturados y esto desborda nuestra capacidad”. Es la declaración de Toni Luna, el delegado de Médicos Sin Fronteras en Aragón cuando explica lo que está ocurriendo África Occidental. Hace cinco meses que se detectó en Guinea el primer caso de ébola y a día de hoy el virus ha traspasado las fronteras de dos países y ha dejado 603 víctimas mortales. 

Desde marzo, Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia han sido afectados por una de las cepas más mortales del ébola. La cepa Zaire. El miedo, el desconocimiento y la nula implicación de las autoridades locales ha hecho que la epidemia alcance dimensiones nunca vistas.

Según la Organización Mundial de la Salud, en solo cinco meses 964 personas han contraído el virus y 603 han fallecido. “Nunca antes una epidemia de ébola había afectado a tantas personas ni se había extendido a varios países”, explica el delegado en Aragón de Médicos Sin Fronteras. Ésta es la única organización medicohumanitaria que actúa a día de hoy sobre el terreno y aseguran que han llegado a su techo operacional. 

Los primeros síntomas del ébola son parecidos a los de una gripe habitual. Cansancio, mareos, resfriado y en poco tiempo desemboca en pústulas y fiebres hemorrágicas. Para frenar este virus, para el que no existe tratamiento directo, es fundamental la colaboración de la población. Pero no está resultando nada fácil.  “Se ha instalado una sensación de miedo constante entre ellos. Y junto con el desconocimiento de la enfermedad hace que muchos ni siquiera acudan al hospital por miedo a ser expulsados de sus aldeas o rechazados por el resto”.  

Las tradiciones tampoco están ayudando. “Los ritos funerarios de estas zonas de África conllevan un contacto directo con el fallecido.  Después de su  muerte abrazan el cadáver durante días lo que supone una transmisión casi segura del ébola“, explica Luna. El virus se extiende con cualquier fluido corporal como el sudor, la saliva o la sangre y tiene una tasa de mortalidad del 90%.

Una lucha contra reloj

Técnicos de la organización humanitaria aseguran que, “es muy difícil controlar la extensión porque la gente de esta zona no se había enfrentado nunca antes a una enfermedad así y no saben cómo prevenirla”. Para intentar controlar su virulencia, 600 sanitarios de Médicos Sin Fronteras  trabajan sobre el terreno, pero aseguran que los casos siguen avanzando con mucha fuerza y “hay tantos focos que es imposible que estemos en todos”. 

Asimismo, llevan meses instando a las autoridades de las regiones afectadas a tomar medidas. “Los líderes no se han implicado hasta ahora y estamos presionando a los ministerios de sanidad de los países colindantes porque si no se bloquea el espacio contagiado hay riesgo de que se extienda a más regiones“. Una auténtica lucha contrarreloj porque “cuanto más tiempo se tarde en encontrar y realizar un seguimiento de las personas que han estado en contacto con los enfermos, más difícil será controlar el brote”.

El nacimiento

Fue en 1976, cuando un científico belga determinó por primera vez la existencia del virus ébola. El descubrimiento se produjo después de que varios habitantes del Congo manifestaran extraños síntomas. Al parecer, el primero fue un profesor de escuela que volvía de un viaje por el norte del entonces Zaire. Diarreas y hemorrágias…murió 14 días después de comenzar a experimenar los síntomas. Era la primera manifestación de la enfermedad y de una de sus cepas más peligrosas. La del ébola-Zaire. Con una mortalidad del 90% de los contagiados es la que está afectando a día de hoy al África Occidental.

Pero el virus, que afecta con igual virulencia a personas y animales, no quedó ahí. Unos meses después, los trabajadores de una fábrica en Sudán cayeron enfermos con los mismos síntomas.

Igualmente conocida fue la manifestación de la variedad ébola-reston. Una cepa que apareció en 1989 y que se encontró en cien macacos importados desde Filipinas a EEUU. Tras ello se han detectado cientos de casos en gorilas, monos, murciélagos y otras especies animales.

http://www.heraldo.es

Anuncios